Preguntas y Respuestas sobre violencia contra la mujer

Última actualización: 12-05-2011 5:32 pm
Un tipo de violencia ha cobrado fuerza y se ubica como una de las más comunes dentro de las manifestaciones agresivas y los abusos que se denuncian en nuestro país, se trata de la violencia contra las mujeres.

La violencia intrafamiliar y de pareja se ha visto erradamente como un evento normal y natural de las relaciones íntimas y personales. El acto de golpear a una mujer muchas veces es visto como una reacción justificada bajo la creencia de que el amor es una pasión incontrolable. Esto no es cierto. El amor no tiene nada que ver con exaltarse hasta el punto de querer herir y maltratar al otro.

La violencia que se ejerce contra una mujer o contra cualquier persona parte de las ansias de poder de la persona agresora sobre la persona agredida, y se relaciona con la inseguridad y la falta de autoestima del que maltrata. Las manifestaciones violentas tienen fuertes lazos en la cultura, pues en la mayoría de los casos son comportamientos y relacionamientos aprendidos desde la infancia, y se reproducen en muchos espacios sociales.

¿Qué pasa cuando la violencia no es física, pero igual nos sentimos agredidos?

Lo que conocemos como violencia psicológica es una poderosa rama dentro de las agresiones que pueden afectar a los seres humanos. Frases como: “usted no sirve para nada”, “usted sólo sirve para cocinar, su puesto es la cocina”, “tráigame, hágame, que para eso traigo la plata a la casa”, entre otras, generan inseguridad, temor, falta de autoestima en las mujeres que las padecen y deben escucharlas a diario.

¿Por qué algunas mujeres siguen al lado de sus agresores?

Las relaciones afectivas desarrollan dependencia y apego, factores que algunas veces nos impiden ver los errores del otro, haciéndonos más vulnerables frente a los agresores. Adicionalmente, en muchos casos las mujeres dependen económicamente de su pareja para su manutención y la de sus hijos, lo que hace más difícil terminar la relación.

En este tipo de relaciones se generan ciclos de violencia que son difíciles de romper.

Ciclo 1: después de cada situación de violencia se escuchan frases como; “yo no soy así y tú lo sabes”, “yo no quería pegarte”, “aunque se me fue la mano, es por tu bien”, “como te amo, te educo”, “te prometo que no va a volver a pasar”. Estas frases hacen parte de la fase conocida como “arrepentimiento”, caracterizada porque el agresor demuestra su arrepentimiento, pide ayuda a su pareja, y se compromete con el cambio.

Ciclo 2: viene la luna de miel: “Mi amor, mira lo felices que somos”, “tengamos un hijo para demostrarnos que nos amamos”, “nuestras diferencias son bobadas”, “eres lo mejor que me ha pasado en la vida”. Después de este espacio de luna de miel se abre una fase de “tensión”, donde empiezan a escucharse frases como: “por eso me salgo a veces de control”, “te dije que eso no me gusta”, “crees que yo no soy capaz”, “no me retes”, “no me hagas enojar”, “no me busques porque me encuentras”, “después me preguntas que ¿por qué lo hice?”.

Ciclo 3: vuelve la violencia, que se incrementará más y más. Comenzará con una palabra agresiva, luego con una bofetada, luego será un puño y de esa manera se irá intensificando una escalada de violencia que incluso puede acabar con la vida de la mujer. Es por eso que la violencia nunca es un evento sin importancia; y ante cualquier signo de alarma, por pequeño que parezca, se deben tomar medidas que prevengan o detengan la violencia, y pongan a salvo a la mujer.

¿Si alguien agrede a alguno de mis seres queridos, yo lo puedo denunciar?

Desde el 2008, con la ley 1257, cualquier persona puede denunciar los casos de violencia intrafamiliar (víctima, familiar, amigo, vecino, testigo), independientemente del tipo o el grado de agresión que se haya realizado. Existen medios legales para proteger a las mujeres que han sido víctimas de violencia intrafamiliar, y a sus hijos; y se pueden tomar medidas legales para alejar al agresor del núcleo familiar. Recuerda que no siempre debe denunciarse personalmente, la denuncia puede ser anónima.

¿Dónde denunciar la violencia?

• Centro de atención integral a víctimas de abuso sexual (CAIVAS)

• Comisarías de familia. • Inspecciones de Policía.

• En la Sala de Atención al Usuario de la Fiscalía.

• Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía (si sucede de noche o en fin de semana) Para recibir atención en salud, debes acudir a tu EPS o al hospital público más cercano, para brindarte atención médica (física y sicológica). Sabías que:

• Muchas mujeres no denuncian porque sus parejas las sobornan, las manipulan o las amenazan.

• La violencia intrafamiliar hace referencia a la violencia que se ejerce contra cualquier persona que viva en la misma casa del agresor o agresora • La denuncia oportuna a las autoridades es una herramienta para detener la violencia contra la mujer.

• Quien oculta hechos de violencia puede ser objeto de investigación por complicidad.

• La mayoría de casos de violencia sistemática (que perdura en el tiempo y nunca se hace nada para detenerla) terminan en la muerte de una mujer.

Compartir articulo con:

Compartir

Escriba su Comentario

full banner 1